No he de perder la Fe

Tercia de pericos pa' leer

Son los últimos días de este 2018, que más que sorpresas, nos deja momentos amargos, momento alegres, momentos memorables, momentos para olvidar y momentos de esperanza. Como nación, para nuestra sociedad y en lo personal, uno de esos momentos que marcó y me marcó, fue el uno de julio, no porque ganara el prócer de la rectitud, la bondad y santidad, o porque, como bien lo dijera el amo de la concordia y la pacificación, Paquito Ignacio Taibo, porque nos la dejaron ir doblada, sino porque la gente expresó su enojo, molestia u descrédito saliendo a votar.

En definitiva ese uno de julio creí que este país empezaría a cambiar, que se sembraba la semilla del cambio, que aún como sociedad teníamos la esperanza, que podíamos emerger de las tinieblas en donde hemos permanecidos ocultos, un poco por la opresión de las clases dominantes, un poco porque es más cómodo…

Ver la entrada original 432 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s